jueves, 26 de junio de 2014

Boquerones o bocartes al ajillo

Esta es una preparación muy sencilla y a la vez deliciosa.
Hoy en día con el Anisakis hay que tener cuidado y es mejor congelar las anchoas antes de utilizarlas de un día para otro. Estas no las congelé y el resultado final no es tan vistoso porqué las he tenido que cocer más de lo necesario.
 Los boquerones o bocartes una vez en la cocina les quitamos la cabeza y tripas.
De cada bocarte sacamos dos filetes, las salpimentamos y reservamos.
En una cazuela y con 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, infusionamos un diente de ajo cortado en lamas y unos trozos de guindilla.
Una vez el aceite está bien aromatizado con el ajo y está picante por la guindilla, 
Añadimos los lomos de los bocartes o boquerones y justo cuando se quedan blancos, sacamos del fuego y a la mesa.
Es decir justo cuando se pasa este punto y todos los bocartes están blancos, el aceite tiene que quedar transparente.
Debido a que las he tenido que cocer más del punto anterior, por si estuvieran infectadas con anisakis, ven que el aceite ha quedado algo blanquecino debido a la coagulación de los humores que han soltado los pececillos. No obstante estaban muy buenas.